domingo, 7 de febrero de 2016

Encuesta 1 | ImagenPública



Para el 59 por ciento de los jóvenes, el futuro les resulta un concepto incierto y prefieren “echarle ganas” al día a día sin preocuparse por el mañana. La escuela, como opción para construirse un futuro más sólido, no es para ellos el mejor camino, ya que les resulta más práctico invertir su tiempo en un trabajo que les provee de los recursos económicos que necesitan para vivir, además que al estudio tendrían que invertirle cuando menos de tres a seis años.

Y es que sus expectativas difícilmente van más allá de cuatro a cinco años. Cualquier meta que esté más lejos no merece su atención, pues la incertidumbre los rebasa. “Hay que echarle ganas ahorita, es todo… ya después veremos”.

Existen, sin embargo, marcadas diferencias cuando esas voces se separan atendiendo al género. Las mujeres, en general, son mucho más visionarias que los hombres y aunque sí le apuestan mucho al trabajo, ven en el estudio la mejor opción para construirse un futuro más sólido.

Los varones en cambio, o de plano no piensan en el futuro o cuando lo hacen, la alternativa más viable para ellos es emigrar, de preferencia al extranjero y con el único objetivo de encontrar mejores oportunidades de trabajo bien remunerado. La escuela, mayoritariamente, no aparece en su menú de opciones.

De acuerdo a los resultados arrojados por la encuesta de nuestro Programa de Sondeo de las Tendencias y Preferencias de la Opinión Pública, el 19,9 por ciento de los jóvenes mantenses no estudian ni trabajan.

De ese conjunto, el 7,9 por ciento son mujeres y 6 de cada diez, son madres solteras. Cuatro de ellas, viven en las casas de sus padres, quienes se encargan de sostenerlas y cuidarles a sus hijos.

La opción de estudiar para prepararse para un mejor futuro es atractiva para el 71,3 por ciento de ellos, de los cuales el 59,7 por ciento son mujeres y el restante, un escaso 11,6 por ciento varones.



La opción de emigrar para acceder a mejores niveles de vida es atractiva para el 49 por ciento de los jóvenes varones; para ellas, esta opción apenas si suma un 2,5 por ciento si se trata de emigrar al extranjero, y aumenta al 14,0 por ciento si se trata de emigrar a otra ciudad del estado o a otra región del del país.


La alternativa de poner un negocio propio seduce al 11,5 por ciento de los jóvenes, de los cuales 7,5 por ciento son mujeres y 4,5 varones. El rango de edad más recurrente para esta

alternativa es de los 22 a los 26 años.  Trabajar y estudiar es igualmente más atractivo para ellas (44,0 por ciento). Para ellos, esta opción no es común, pues sólo el 12,9 por ciento trabaja y estudia o contempla hacerlo para forjarse su futuro.

Casarse o vivir en unión libre con su pareja para resolver su futuro es un recurso muy común en un segmento muy específico de las mujeres. Siete de cada diez jovencitas que viven de lo que su pareja les provee, tienen entre 16 y 19 años de edad, aunque cuatro de cada siete, viven en la casa de sus papás o de sus suegros. De este segmento, sólo el 11,0 por ciento prosiguieron con sus estudios tras su primer embarazo y comparten con sus padres y/o suegros su responsabilidad de cuidado y educación de sus hijos.

Por cuanto su visión del futuro, el 89,9 por ciento de los jóvenes entrevistados asegura que la ciudad no les ofrece ninguna posibilidad de progreso en sus vidas.

Para ellos, el principal problema que enfrentan es la falta de oportunidades de trabajo, seguido por el bajo nivel de los sueldos a los que tienen acceso cuando consiguen algún empleo. La inseguridad es tema secundario para ellos y sólo se observa como una relativa preocupación  para quienes caen en el rango de edad de 25 a 29 años.

En cuanto al tema de las escuelas, la población de estudiantes varones en las aulas durante los tres primeros semestres en universidades locales, es de dos de cada cinco; pero a partir del cuarto semestre la composición varía sustancialmente y, finalmente, de cada diez estudiantes que se gradúan, 6,5 son mujeres. Los varones abandonan sus estudios para trabajar.


MAMÁ SOLTERA...

Seis de cada diez mujeres con edad entre los 15 y 29 años, tienen uno o más hijos, pero sólo 2 viven con su pareja en matrimonio o en unión libre. Su condición la expresan con orgullo: “Soy mamá soltera”... aunque sólo una de cada 15 de ellas es autosuficiente; el resto o vive con sus padres y dejan a sus hijos al cuidado de algún familiar, aunque 11 de cada 15 sí trabajan y 5 de ellas trabajan y estudian.

En promedio, la primera experiencia de la maternidad la viven a los 16,2 años de edad, durante el último año de la secundaria o el primero de la preparatoria. Ocho de cada diez, abandona sus estudios y tres de cada ocho los retoman algunos años después.

De entre las que viven con su pareja, 3 de cada siete lo hacen en el hogar paterno de él; 2 en el hogar paterno de ella y sólo una de cada siete en su propio hogar. De cada 10, tres ni estudian ni trabajan y viven en el hogar de sus padres y once de cada 15 sí trabajan y 6 de ellas trabajan y estudian.

Del total de las mujeres jóvenes entrevistadas, sólo un 26,9 por ciento está enterado de los distintos programas sociales que los gobiernos tienen a su disposición para apoyar su condición o construirse un futuro más sólido.


CRÍSIS DE CONFIANZA...

En general, los jóvenes desconfían de los adultos, de las instituciones y de muchos de los modelos que les representen algún tipo de autoridad.

Del total de la muestra entrevistada, el 91,2 por ciento desconfía tanto de los políticos, como de los gober-nantes. La institución mejor calificada son las iglesias cristianas con un promedio de 7,9 de diez puntos. La iglesia católica alcanza sólo 4,3 puntos de diez.

Los partidos políticos califican con 2,4 puntos; las instituciones relacionadas con la justicia con 3,0; las que tienen a su cargo la seguridad pública con 3,3. A la prensa la califican con 2,1.

Para los jóvenes, las políticas sociales del gobierno son calificadas en promedio con 3,1 puntos; el grado de honestidad de los gobernantes en general es de 1,5 de diez puntos.

Más preocupante aún es la percepción que ellos y ellas tienen de los adultos en general, a quienes califican  de corruptos, irresponsables y egoístas.

De una lista que muestra distintas ocupaciones productivas, sus mejores calificaciones son para los médicos, los maestros, los intelectuales, los artistas, los científicos, los campesinos y los artesanos, en ese orden.

--

Responsivas y notas aclaratorias.

Los resultados consignados en este reporte, corresponden a los estudios realizados por sondeos y/o encuestas diseñadas y aplicadas con metodología científica en segmentos de la población previamente seleccionados de acuerdo a la naturaleza de cada tema que se aborda. La redacción de cada tema, aunque se funda en resultados numéricos, puede provocar interpretaciones sesgadas dada la subjetividad de cada lector.

Tanto la selección de la muestra de la población a entrevistar, su mezcla por estratificación, y la cantidad de personas entrevistadas; como el método que se emplea en cada entrevista, varían de acuerdo a las necesidades de cada tema, pero en todos los casos se ajustan a los lineamientos de las distribuciones de frecuencia, probabilidad y estadísticas, desviaciones de media y estándar y otras herramientas matemáticas usuales.

El universo sujeto de los estudios se funda en la población del municipio de El Mante, Tamaulipas, México, salvo en los casos que se especifique otra población.
El objetivo de estos estudios es generar información estratégica con fines de divulgación a personas, grupos y/o instituciones a las que por suscripción se les entrega periódicamente. En ningún caso, este reporte divulgará estudios contratados que reflejen intereses particulares de alguna institución, persona física o persona moral.

Ante temas específicos, a juicio de ImagenPública, se incluirán en los reportes los parámetros que se establezcan para dimensionar los rangos de confiabilidad, margen de error,  frecuencias de comprobación estadística y porcentajes de desviación de algunos estudios.

No se autoriza el empleo del material contenido en este reporte para fines propagandísticos y/o de proselitismo político-electoral. Se autoriza su divulgación total o parcial en cualquier medio de comunicación social o particular, siempre que se cite la fuente y no se alteren ni sesguen los resultados aquí consignados, en cuyo caso el/los responsable(s) de la publicación indebida o de la alteración del contenido, podría enfrentar cargos judiciales.

El contenido, firmas, marcas y propiedad intelectual, están amparados por las leyes vigentes de las materias.


ImagenPública | Jaime F. PérezUscanga



--

No hay comentarios:

Publicar un comentario