miércoles, 18 de diciembre de 2013

Memorándum | Carta al diputado Homero Reséndiz




A ver Homero, explícame por favor…

El pasado domingo, apresuradito, acudiste al congreso, apretaste el botoncito con el que se registra tu asistencia y, tras un par de horas de chacoteo con tus compañeros, apretaste otro botoncito para que el sistema de cómputo registrara tu voto a favor de una minuta cuyo texto ni siquiera te tomaste la molestia de leer aunque fuera así, no’más de pasadita, porque ya sabías que se trataba de la reforma energética, esa que, te gustara o no, tenías que aprobar para cumplir no con tus representados ni con tu conciencia, sino con tu partido, con tu gobernador y con tu presidente.

Pero digamos que eso lo entiendo y, aunque no lo justifico, vamos a decir que así es y punto. Esa es tu chamba: alguien te manda y tú obedeces.

Ahora bien, hoy ya es martes, ya casi las once de la noche; es decir, ya pasó un buen de horas de la sesión y supongo que, al menos por curiosidad, ya te diste tiempo para darle una leída a la dichosa minuta que aprobaste, por lo que te quiero pedir que me expliques un punto que no entendí, solo que, antes, quiero aclarar dos cosas:

La primera, que como yo te estoy pidiendo esto por escrito, de aquí a que me leas y me contestes, vas a tener todo el chance del mundo para documentarte y darme una muy buena respuesta con la que seguramente muchos dirán que me dejaste en ridículo. No importa, la verdad con que me expliques lo que te pido me doy por bien servido. Supongo que dos días te serán suficientes para responder a mis dudas. Yo esperaré, no te preocupes. ¡Lúcete!

La segunda, que es muy probable que cuando leas esto, hagas una mueca y digas o pienses que quién chingaos me creo para andar pidiéndote ninguna pinche explicación de nada y simplemente me tires a loco y no me contestes. Tampoco importa, pues aunque no me saques de la duda que tengo sobre un punto de la reforma, al menos me quedará muy en claro (a mí y a cuantos lean esto) que, efectivamente tal y como lo sospecho, tú como diputado eres un fraude.

Así pues, aclarado lo anterior, ahora sí, de la manera más atenta te pido que me expliques qué fue lo que pasó con la creación del famoso Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (FMP) que se había previsto.

Hasta donde he podido leer y entender, la idea  de ese fondo fue tomada de la experiencia exitosa de Noruega, nación en la que con un fondo similar se asegura beneficios a las futuras generaciones una vez que se agote el boom petrolero que actualmente tiene a la economía de aquel país por las nubes. El plan era que una vez que Pemex quedara ya libre de la enorme carga fiscal que literalmente la mantiene al borde de la quiebra, pudiera reinvertir en su desarrollo y crecimiento.

Pero resulta que, a la hora de plasmar la idea en la minuta (esa que, sin leer siquiera, tú aprobaste el pasado domingo), el famoso FMP se convirtió en una simple caja receptora de toda la renta petrolera de Pemex, misma que será administrada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tal y como lo viene haciendo desde siempre y hasta la fecha, es decir, de manera indiscriminada, sin que tenga que rendir cuentas a nadie, toda vez que, así lo dice la minuta, “una vez que el FMP aporte lo necesario para los fondos de estabilización de los ingresos petroleros (fondos que nunca se sabe a dónde van a parar) y para los fondos compensatorios de las entidades federativas (por eso el exagerado interés de los gobernadores para que se aprobara la reforma), el excedente podrá usarse para financiar proyectos, investigaciones, becas o invertir en ciencia y tecnología que aporten a la modernización de Pemex”.

Y yo te pregunto, mi estimado diputado, ¿y si no hubiera excedentes?, ¿acaso no quedará Pemex igual que ahora, ahorcado por un impuesto exageradamente inmenso que no vá a desaparecer, sino que tan solo va a cambiar de nombre? ¿En dónde queda, pues, aquello de que sin la actual carga tributaria, Pemex podrá financiar su desarrollo y crecimiento?

Hasta donde ya se sabe, el presupuesto que el gobierno federal ejercerá el próximo año, ya prevé incrementos importantes para sí mismo y para todas las entidades del país; es decir, ya desde ahora, se están repartiendo los recursos que genere Pemex para financiar su gasto corriente. ¿Cómo le van a hacer, si se supone que esos recursos van a destinarse a la reinversión de Pemex vía el FMP?

Espero que lo anterior no te represente ninguna molestia que pudiera poner en riesgo tu recién adquirida comodidad y hago votos para que te des el tiempo para documentarte al menos en este pequeñísimo detalle y consideres que, después de todo, no te estoy pidiendo que leas toda la minuta, sino tan solo un pequeño capítulo de la misma y me la expliques… recuerda que siempre queda abierta la posibilidad de que con tu explicación yo quede satisfecho y tenga una duda menos que me haga desconfiar de lo benéfico que dicen que será esa reforma.

Quedo atento de tu respuesta.

N. del A.
El destinatario de esta carta es el diputado local por el decimoséptimo distrito con cabecera en El Mante, Tamaulipas, Homero Reséndiz Ramos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario