lunes, 4 de noviembre de 2013

La cotidiana muerte violenta en Tamaulipas...





La cotidiana muerte violenta en Tamaulipas...


Retomo el reclamo que Gastón Espinosa hace en su columna 'Posdata' de este día: La única certeza que hay en Tamaulipas es la muerte... y ni siquiera en torno a ella, puede haber la suficiente certeza.




El comentario viene al caso por el muy lamentable deceso de la señora Consuelo García de González, madre de la secretaria de Desarrollo Económico y Turismo del gobierno del estado de Tamaulipas, Mónica González García y de Raúl González García, ex secretario del Trabajo y Previsión social, ocurrido en circunstancias extrañas en su hogar, en la ciudad de Matamoros.


Medios estatales difundieron desde temprano la noticia del hallazgo del cuerpo sin vida de la señora García de González, quien fue inmovilizada de pies y manos con unas cuerdas y posteriormente asesinada.

No obstante, el gobierno del estado, como siempre en estos casos, no solo ha sido hermético en la información, sino que ha solicitado a diversos medios que omitan difundir la noticia sobre este penoso suceso, como si con ocultar lo que acontece en la entidad fuera parte de la solución del gravísimo problema de inseguridad y violencia que priva a todo lo largo y ancho de su geografía.

Cabe anotar al respecto, que hasta el momento de redactar estas líneas, sumaban ya 23 las víctimas mortales de sendos enfrentamientos armados ocurridos en aquella ciudad, Matamoros, en donde desde ayer se suceden minuto a minuto las persecuciones y balaceras, sin que el gobierno atine a emitir al menos un boletín de advertencia a la población y a los viajeros para salvaguardar su integridad. Matamoros es desde ayer, un campo de guerra, y en ese campo de guerra es que se dio el asesinato de la madre de dos destacados políticos tamaulipecos, cercanísimos amigos ambos, del gobernador Torre Cantú.

¿En qué circunstancias se dio el asesinato de la señora madre de una de las principales colaboradoras del gobernador Egidio Torre Cantú? Difícilmente vamos a saberlo nunca si el propio gobernador hace hasta lo imposible por intentar tapar el sol con su dedo.

El escándalo desatado por este caso -imparable hasta para un gobernador ya que su poder no alcanza a las redes sociales ni a muchos portales noticiosos que se difunden en Internet- hace aún más penoso y lamentable el luto que embarga a la familia González García. Dudo mucho que de algo les sirva la condolencia que, eso sí, el departamento de prensa del gobierno, ordenó publicar en todos los medios del estado.



*Jaime Fernando Pérez Uscanga

No hay comentarios:

Publicar un comentario