sábado, 5 de octubre de 2013

Los acomodos...

MIS ARTÍCULOS | Cd. Mante, Tamaulipas, México |

Los acomodos…



Tino Sáenz fue directo.

Una hora después de su llamada, Salvador, su primo-hermano, estaba sentado despachando en la oficina de la subdirección de Desarrollo Rural del municipio. Algo similar ocurrió con Ilze Camero, quien coincidentemente quedó establecida en la oficina contigua a la de Salvador, en la subdirección de Turismo. Por ahí quedó hueco un tercer asiento, el de la subdirección de Comercio. Vá a hacer falta, porque no tardan en llegar los llamados de políticos de las tallas de Javier Villarreal y de Héctor López, cada uno con su estilo propio, para pedir acomodo para su gente en las distintas subdirecciones y jefaturas departamentales.

El proceso toma al menos un mes, durante el cual, de manera personalizada, se acuerdan los acomodos de carácter estratégico para las áreas sensibles y el de los personajes que se integran al cuerpo de asesores internos y consultores externos.

Y luego vendrá la segunda andanada de solicitudes, esa que puede ser canalizada a los espacios que brinda la estructura burocrática del gobierno del estado. Para estos no hay tanta prisa, no son exigibles y se planchan en Cd. Victoria, unos con el visto bueno del alcalde y otros sin él.

Los de mayor peso, en la Comapa y en el PRI, quedan reservados para el gobernador. El resto lo determinan, con el visto bueno del gobernador, los secretarios del gabinete estatal y los líderes del partido y uno que otro político destacado de la capital de la entidad.

Después vendrán los ajustes, en enero, para finalmente, allá por julio del 2014, los reemplazos de los favores pagados y/o de las incapacidades insostenibles.

Así transcurre el primer año de gobierno, entre acomodos, ensayos, aprendizajes y reemplazos; recomendaciones, presiones, solicitudes y acuerdos.

Todo ello sin descuidar nunca el desarrollo cotidiano de la actividad característica de un alcalde, quien a su vez se constituye en el líder político del municipio y, en los casos más afortunados, en el guía moral de la sociedad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario