viernes, 25 de octubre de 2013

Memorándum, de Jaime F. Pérez Uscanga



El turismo en tiempos de cólera…


Yo no sé en qué país vive el director de Desarrollo Económico del municipio, Miguel Ángel de la Sota, pero la verdad es que se me antoja como una tomadura de pelo apostar por la recuperación y el crecimiento económico de El Mante, en la industria del turismo justo en los tiempos en los que la inseguridad en todas las carreteras que conducen a este municipio son la norma, no la excepción.

Nadie, ni con varita mágica en mano, podrá nunca detonar el potencial turístico de ningún lugar, si antes no garantiza la seguridad de los viajeros durante su tránsito y estancia.


El planteamiento hecho por Miguel de la Sota, aunque bien podría decirse que es acertado por cuanto a que el turismo es una opción muy atractiva para detonar la economía de una ciudad o incluso, de toda una región, carece del elemento fundamental de la viabilidad. La inseguridad que priva en la entidad, particularmente en la región en la que está enclavado El Mante, convierte al proyecto en un mero sueño guajiro… de esos de los que los mantenses ya estamos hartos.

Por otra parte y con un sentido mucho más práctico y enfocado, el alcalde Pablo Alberto González, determinó como básico para apuntalar la economía local, que todas las adquisiciones de bienes y servicios que puedan ser satisfechas con la calidad y en la cantidad requerida por el ayuntamiento, se realicen en las empresas y con los prestadores de servicios locales, lo que significará una derrama nada despreciable que mostrará efectos inmediatos en la mejoría de la economía local.

El tema de la recuperación económica y del empleo en el municipio es toral, complicado por las condiciones que privan en el estado, pero no imposible de enfrentar y superar, siempre que no se juegue con los tristemente famosos expedientes de la simulación, como el asunto mencionado de la apuesta al turismo… en tiempos de cólera.



*Jaime F. Pérez Uscanga


No hay comentarios:

Publicar un comentario